¿Qué te impide alcanzar lo que deseas?

20 diciembre, 2016

¿Cuántas veces nos hemos visto privados de alcanzar algún deseo por nuestro propio miedo? Por la incertidumbre de: ¿qué es lo que va a pasar si lo consigo?, ¿y si no lo consigo? ¿Cambiará mucho mi vida? ¿Perderé algo si alcanzo mi sueño? 

Las dudas nos invaden, los miedos nos paralizan, pero ¿y si en vez de escuchar a nuestras incertidumbres o a nuestros temores, les ordenamos que se callen para escuchar a nuestro corazón?

Todos y cada uno de nosotros nos hemos enfrentado a miedos en nuestra vida, ya sea de niños, ya sea de mayores... La cuestión es hasta qué punto les hacemos caso y dejamos de hacer cosas que otra parte de nuestra esencia desea llevar a cabo. 

El miedo no es malo. Es una energía con la que nos mantenemos despiertos, alerta. Nos sirve en muchas ocasiones para ahorrarnos disgustos innecesarios. Pero como todo, no debemos olvidarnos de que las verdades no son absolutas. A lo mejor algo que te da mucho miedo es porque a la vez genera un deseo intenso en tu interior, de tener, de conservar, de conquistar​, de superar algo. 

A veces rechazamos eso que tanto anhelamos porque desconocemos lo que puede pasar después (una vez conseguida nuestra meta). ​

Yo siempre digo que cuanto más miedo te da algo, mayor deseo sientes hacia ello (consciente o inconsciente). De la misma manera, sea algo aparentemente positivo o negativo​, cuanto más trates de esquivar eso que temes, de esconderte o huir de ello, más veces te lo vas a topar por el camino. Y será así una y otra vez hasta que al fin lo enfrentes. Mucha gente lo toma como un castigo, pero en realidad es una oportunidad de crecimiento, de liberación.

soy una mujer, no una muñeca

Tu energía inconsciente se mueve dentro de ti y  una parte de ti la reconoce, por eso lo suele rechazar y a la vez atraer. ​

En realidad, todo lo que nos saque de nuestra zona de confort nos brinda una oportunidad para crecer. Y no tiene que ser algo desagradable ni violento, tampoco algo traumático ni irreversible. Simplemente se nos abre un escenario donde interpretar un papel que un día dejamos a medias, uno con el que sufrimos, uno que nos causó dolor.

En cambio, ahora estamos en otra función. Podemos llevar a cabo nuestra representación desde otra consciencia, estando muy presentes, convirtiéndonos en verdaderos observadores de las actitudes que adquirimos, de entender que lo que pasó, pasó para nuestro curtimiento, para dar un paso más en nuestra evolución.

Si nos hacemos conscientes de que eso que nos da tanto miedo sin saber por qué, es parte de otra etapa dimensional que solo nos está ayudando a transitar aquí nuestro camino con cautela, nos sentiremos más fuertes para afrontarla y enfrentarla desde el corazón.​

Tenemos que aprender a ir a veces a contracorriente de nosotros mismos​. Analizar por qué nos da miedo tal cosa, y pensar: ¿qué es lo peor que podría pasar? 

Es el momento de olvidarnos del qué dirán. Olvidarnos del pasado (tanto de los "errores" como de los "aciertos"). Olvidarnos de nuestro rol y salirnos de nuestro personaje, ese que nos creemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.​ Mirar más allá de la primera impresión.

Sí, a veces nuestra brújula interior nos dice: uuuuhhh, eso me da mal rollo. Pero no es porque no traiga algo positivo. Como digo, a veces no nos da buen rollo porque es algo que no hemos completado, que hemos dejado a medias, que en otra ocasión de nuestra existencia no nos salió bien.

Al ver las cosas con perspectiva conseguimos ser mucho más objetivos. A veces, la mente es la que nos ayuda a dar el paso, a enfrentarnos a eso que no nos vibra como desearíamos. A veces, nos da mal rollo pero a la vez lo deseamos. Y a veces, nos da miedo y tratamos de huir y no hace más que aparecer en nuestra vida. ¿Crees que es casualidad? No. 

Cuando un estimulo exterior altere tu vibración (ya que por resonancia se activa en ti una respuesta), que incluso te haga sentir mal o incómodo, que afecte a tus pensamientos o emociones, es porque queda  un trabajo interior pendiente que llevar a cabo hasta alcanzar armonizar tu vibración. Por el contrario, cuando interactúas con energías (pensamientos, emociones, situaciones...) que te dejan indiferente, es decir, que no te lo tomas como algo personal ni te afectan negativamente, que sabes dejarlas pasar, entonces tu energía/ vibración está en equilibrio y tú estás en paz. 

Es decir, la paz interior debe primar por encima de cualquier alteración o conflicto que pueda rondarnos. Aceptar lo que hay sin que nos afecte negativamente, aunque a la vez queramos hacer algo por mejorarlo. Aceptación no es sinónimo de conformismo.

Aprovecha las oportunidades que se van abriendo paso en tu camino. Poco a poco te sentirás más libre. Te sentirás en paz. Las cosas no te afectarán de manera negativa. ​

Escucha tu brújula interior y ve contracorriente. 

Y hablando de contracorriente, hoy y mañana (20 y 21 de diciembre de 2016), estará mi novela 'Contracorriente' gratis en formato electrónico en Amazon. Si te la quieres descargar solo tienes que pinchar en el botón rojo de abajo y te llevará directamente al enlace. 

¡Felices fiestas! ​

Contracorriente Promo navidad2016 Marta Martín Girón

Gratis por tiempo limitado.

01
Days
05
Hours
51
Minutes
50
Seconds

Leave a Comment:

All fields with “*” are required

Leave a Comment:

All fields with “*” are required

A %d blogueros les gusta esto: